A través de las energías renovables, tenemos la posibilidad de disfrutar de energía en nuestro hogar de diferentes formas, tanto eléctrica como térmica, garantizando así el confort y cubriendo todas las necesidades diarias.

Pero para poder realizar una adecuada configuración, es importante conocer cuáles son las mejores opciones de energías renovables para una vivienda, además de que descubriremos algunas de las particularidades más importantes de cada una de ellas.

927 24 65 18

¿Cómo instalar energías renovables en Cáceres provincia?

ASEMIET cuenta con la mayor red de instaladores de energías renovables de la provincia cacereña.

Llámanos y nuestros instaladores te darán un asesoramiento profesional, así como un presupuesto gratuito para tu instalación.

¿Qué son las energías renovables?

El concepto de energía renovable se refiere a la utilización de un tipo de energía inagotable que obtenemos de manera natural de nuestro entorno.

En este sentido podemos hablar de aprovechar el calor de la atmósfera o del interior de la tierra, aprovechar la energía de la radiación solar, el calor de la luz del sol, el intercambio de calor entre dos elementos, el viento y un largo etcétera.

Es decir, se trata de energías que no se agotan por ser utilizadas, y que estarán disponibles a lo largo de toda la vida del planeta.

¿Cuáles son los beneficios de tener energía renovable en nuestra vivienda?

Vamos a analizar algunas de las principales ventajas de las energías renovables en el hogar:

  • Amortización: en primer lugar hay que tener en cuenta que, aunque instalar energías renovables en una vivienda supone una inversión, lo cierto es que el aumento de los precios de las energías no renovables como son el gas y el petróleo, sumado al rápido desarrollo de las tecnologías renovables, hace que cada vez sean más y más rentable invertir en energías renovables para una vivienda, ya que en pocos años se consigue amortizar por completo, y a partir de entonces se obtiene energía de manera gratuita y sostenible.
  • Rendimiento: los sistemas de energías renovables actuales cuentan con rendimientos elevados, lo que facilita el diseño de una instalación que sea suficiente para satisfacer la demanda energética de una familia o incluso de cualquier tipo de instalación de autoconsumo.
  • Mantenimiento: la mayor parte de equipos apenas requiere mantenimiento, el cual es muy sencillo y básico, y conforme la tecnología avanza, el mantenimiento se reduce todavía más.
  • Confort: apenas presentan problemas de averías o mal funcionamiento, siempre y cuando se instalen y configuren adecuadamente. A esto hay que añadir que cuando las utilizamos, no nos estamos preocupando por el coste económico derivado del consumo de energía, lo que quiere decir que al final obtenemos un mayor confort puesto que podemos gastar más energía de la que consumíamos y a un precio mucho más económico, amortizándolo rápidamente.
  • Vida útil: la vida útil de los equipos es cada vez mayor, lo que hace que sean todavía más rentables y que tengan un funcionamiento más ecológico. Por ejemplo, los paneles solares suelen tener vidas útiles que incluso llegan a superar los 25 años con rendimientos todavía elevados.
  • Sostenibilidad: es la alternativa más sostenible para disfrutar de energía en el hogar, ya que no genera gases contaminantes, son sistemas silenciosos y no consumen recursos limitados.

Tipos de energía renovables para una vivienda

¿Qué tipos de energía renovable podemos utilizar en casa?

Podemos destacar principalmente siete tipos de energías renovables que podemos utilizar en una vivienda:

Energía fotovoltaica

La energía fotovoltaica es la alternativa de energía renovable más utilizada y más recomendable, ya que ha avanzado mucho en los últimos años y ofrece grandes posibilidades para todo tipo de usuarios.

Fundamentalmente vamos a encontrar dos tipos de instalación que son:

  • Instalación fotovoltaica conectada a red: se trata de un sistema que permite combinar la producción de energía y la obtención de la misma a través de la red eléctrica a la que tenemos que estar conectados. No precisa de baterías puesto que la red funcionaría como sustituta de ellas, lo que hace que sean kits más económicos y con un menor mantenimiento, pero a cambio hay que seguir pagando facturas eléctricas, aunque serán de un importe muy inferior.
  • Instalación fotovoltaica aislada: es el tipo de instalación que funciona de manera completamente autónoma, de forma que incorpora sus propias baterías para acumular energía y poder utilizarla en los momentos en los que no hay radiación solar suficiente o cuando hay un aumento de la demanda. En este caso nos desconectamos de la red eléctrica, lo que quiere decir que ya no vamos a pagar ninguna factura, aunque vamos a depender de la instalación que tenemos, lo que significa que es muy importante dimensionarla adecuadamente.

Si necesitas un instalador de placas solares en Cáceres, ponte en contacto con nosotros.

Bioenergía o energía de biomasa

La biomasa es la materia orgánica que se obtiene gracias a ciertos procesos biológicos o industriales, que dan lugar a restos o residuos aptos para ser utilizadas como fuente de energía.

Algunos ejemplos serían los restos que se generan al podar árboles, algunos tipos de cereales, residuos de aceites industriales, excrementos del sector ganadero, huesos de aceituna, etcétera.

Energía térmica

La energía térmica se basa en el calentamiento de un fluido caloportador, procediendo de esta manera a calentar el agua que se almacenará en un depósito que deberá llevar una resistencia eléctrica para garantizar la disponibilidad de agua caliente a lo largo de todo el día y muy especialmente en los momentos en los que hay una baja radiación solar.

La energía térmica sirve para obtener agua caliente sanitaria (ACS), calefacción mediante radiadores, suelo radiante y climatización de piscinas.

Existen tres sistemas de energía térmica que son:

  • Captador plano: paneles planos similares a los fotovoltaicos.
  • Tubo de alto vacío: tubos por los que transcurre un líquido caloportador, los cuales tiene la ventaja de que aumentan la superficie gracias a su forma.
  • Polipropileno: tubos de alto vacío cubiertos por polipropileno, con un rendimiento menor pero una gran resistencia y durabilidad.

Energía termodinámica

Es similar a la energía térmica, puesto que se calienta un fluido para producir el intercambio de calor.

Sirve para agua caliente sanitaria, calefacción y climatización de piscinas, con la particularidad de que en este caso necesitamos un compresor para comprimir el fluido, mientras que a cambio tiene una ventaja importante que es el hecho de poder colocar los paneles en cualquier lugar, incluso verticales sobre la pared. Además, no funcionan por acción directa del sol, lo que quiere decir que podemos obtener agua caliente incluso aunque instalásemos los paneles en un garaje.

Energía eólica

Se obtiene mediante aerogeneradores, los cuales producen energía eléctrica a través de una turbina instalada en su interior.

Dependen del viento para producir energía eléctrica, pero lo harán tanto de día como de noche siempre que haya una velocidad de viento suficiente.

Energía aerotermia

Se trata de un sistema cuyo objetivo es el de obtener el calor del entorno para calentar o enfriar el aire en el interior de la vivienda.

De esta manera es un sistema diseñado para ACS, calefacción, suelo radiante y aire acondicionado.

Utiliza una bomba que precisa de energía eléctrica para funcionar, pero aproximadamente se consiguen ahorros de hasta el 80% de energía.

Energía geotérmica

En este caso podemos obtener agua caliente sanitaria, calefacción y refrigeración mediante el intercambio de calor con las capas inferiores de la Tierra.

Durante el invierno, bajo la tierra la temperatura es más elevada, por lo que lo que se hace es elevar el calor hasta la vivienda, mientras que en verano, la temperatura bajo la tierra es más fría, por lo que se traslada el calor desde la vivienda a la tierra, refrigerando las estancias.

¿Podemos combinar diferentes sistemas de energía renovable?

No hay ningún problema a la hora de combinar diferentes sistemas de energías renovables, aunque en este sentido hay que tener muy en cuenta las compatibilidades y posibilidades.

Por ejemplo, con la energía fotovoltaica podemos generar electricidad, la cual utilizaremos de la misma manera que hacemos cuando obtenemos la energía de la red, es decir, podemos conectar cualquier tipo de aparato que precise de electricidad para funcionar como por ejemplo un kit termodinámico, un equipo de aerotermia o los elementos necesarios para obtener energía geotérmica.

Son muchos los usuarios que utilizan paneles solares para instalar un cargador de vehículos eléctricos en casa y así ahorrar dinero en la factura de la luz.

Muchos equipos de aerotermia también están diseñados para combinar con energía térmica, y en cuanto a la energía eólica, ocurre como con la fotovoltaica, es decir, al obtener energía, la vamos a poder utilizar tal y como queramos.

Dentro de cada tipo de energía también hay diferentes alternativas, y aquí es muy importante tener muy claro lo que necesitamos y las particularidades de cada instalación.

Por ejemplo, si tenemos una instalación fotovoltaica con un determinado tipo de panel, no la vamos a poder vincular a otros paneles diferentes, y en general es importante tener en cuenta que hay aspectos que pueden limitar las configuraciones, pero todo esto es más sencillo de lo que parece y se puede resolver fácilmente al contactar con un profesional del sector.

Nuestra recomendación, es que te pongas en manos de un electricista de Cáceres o un instalador especializado en autoconsumo para que se encargue de informarte sobre cuál sería la mejor opción para tu hogar.

En resumen, la combinación de sistemas de energías renovables es posible y muy recomendable, ya que también es una forma de apoyo fantástica como por ejemplo si instalamos fotovoltaica y eólica para obtener energía eléctrica, ya que esto significa que incluso podemos seguir generando electricidad en momentos en los que no hay radiación suficiente o no hay viento.